La farmacéutica Esteve y centros de investigación de tres universidades españolas desarrollan dos tratamientos contra el dolor crónico que serán comercializados en otros países por la multinacional Mundipharma, informaron ayer a Efe fuentes de la compañía.

El contrato de colaboración fue concluido hace dos meses con la firma Purdue, asociada a Mundipharma, entre ellos una molécula que podría abrir nuevas perspectivas para combatir el dolor.

Según la firma Esteve, el mercado de productos contra el dolor asciende a 37.000 millones de dólares a escala mundial, de los cuales 5.300 millones de dólares para el dolor neuropático.

Según fuentes de la farmacéutica, el proyecto denominado Saco-4, constituye un nuevo mecanismo para aliviar el dolor que podría generar elevados ingresos a la firma.

Saco-4 es una nueva molécula, que ya ha sido registrada por las autoridades de Estados Unidos, y que está desarrollada por los laboratorios Esteve en colaboración con las universidades de Barcelona, Santiago de Compostela y Granada.

En Barcelona se elabora la molécula que luego se prueba en laboratorios en la Universidad de Santiago de Compostela, en donde se desarrollan en células lo más parecidas a las de los humanos, y a la vez se efectúan pruebas en animales en la Universidad de Granada.

El acuerdo prevé que Mundipharma comercialice el tratamiento para todo el mundo excepto Estados Unidos, que será para Esteve.

El tratamiento se encuentra actualmente en una fase avanzada de investigación y estará dirigido a pacientes que sufran "dolor agudo, de moderado a severo", aunque posteriormente prevén ampliarlo a otros casos, según las citadas fuentes.

Se trata de un proyecto de "alto riesgo" pero que puede generar un retorno elevadísimo para Esteve, una firma con una facturación anual muy por debajo de los mil millones de dólares y que acaba de fichar como director científico al investigador mexicano Carlos R. Plata-Salamán, que anteriormente ejerció para la multinacional Eli Lilly en Japón y Estados Unidos.

Según las mismas fuentes, el fármaco podría estar a punto en un par de años, está pendiente de la elaboración en los próximos meses de la documentación necesaria ante las autoridades europeas y estadounidenses para proceder a ensayos en miles de pacientes.

Representantes de Esteve y de la Universidad de Santiago de Compostela acogieron esta tarde en el centro de investigación Cimus al conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, quien destacó la colaboración público-privada en materia de desarrollo de nuevos fármacos y tratamientos y alabó la labor de equipo.

Plata-Salamán subrayó que del 17 al 20% de la población en España sufre de dolor crónico y señaló que los tratamientos en investigación "pueden ofrecer una solución mejor de los que tenemos ahora, que tienen limitaciones en eficacia y seguridad", y apostilló que eso abre "oportunidades para la sociedad y económicas"

www.pmfarma.com  

Página 1 de 67