Carta Pública a Presidentes de Perú, México y Chile

 

Su profunda preocupación por las negociaciones en torno al Tratado de Asociación Transpacífica (TPP) y sus implicaciones estratégicas para el futuro de los consumidores, plantearon hoy organizaciones de consumidores de Perú, México y Chile en una Carta Pública dirigida a los Presidentes de esos tres países latinoamericanos.

 

La Carta, firmada también por la Oficina de Consumers International para América Latina y el Caribe, señala que desde que comenzaron las negociaciones en torno a este tratado su preocupación “por los contenidos que hemos podido conocer del tratado no ha hecho sino aumentar”.

La Carta destaca las dificultades de acceso a los medicamentos contempladas en el TPP, lo que “vislumbra un difícil futuro no sólo para ciudadanas y ciudadanos de nuestros países que verán complicado su acceso a medicinas esenciales, sino para los propios Ministerios de Salud y las políticas públicas de salud”.

También llaman la atención sobre las dificultades de acceso que podrá haber para los derechos de los usuarios en Internet, “los que pueden verse conmocionados por los obstáculos que plantea este tratado al acceso al conocimiento”.

“Nos alarma especialmente que bajo las normas estatales de solución de controversias sobre inversión propuestas por el TPP, las grandes empresas podrán demandar a los Estados ante un tribunal comercial privado internacional, por introducir nuevas leyes como, por ejemplo, leyes de protección al consumidor (incluidas nuevas normativas sobre etiquetados de alimentos y bebidas, servicios financieros y otras eventuales medidas a favor de los consumidores), que dañen sus negocios y que sabemos que algunos consideran desde ya obstáculos técnicos al comercio”, indica la Carta.

Las organizaciones llaman a los Presidentes a “asegurar que cualquier política pública que proteja a los consumidores de eventuales abusos o favorezca sus intereses, se exceptúe de caer bajo el sistema de arbitraje inversor- Estado”.

También expresan su preocupación por el mecanismo de entrada en vigencia del TPP “que podría, a lo largo de ese proceso, renegociar diversos temas e inmiscuirse arbitrariamente en las normativas y legislaciones internas, amenazando paralelamente nuestra soberanía”.

Las organizaciones de Perú, México y Chile, junto a Consumers International, concluyen enfatizando en la responsabilidad histórica de los Ejecutivos de esos tres países que “tienen también en esta hora la oportunidad de fortalecer nuestras democracias abriendo los textos que se negocian al escrutinio público”.

Sólo tres capítulos del TPP, de unos 30, han podido ser conocidos gracias a las filtraciones de medios internacionales. En algunos de los tres países mencionados ha habido iniciativas gubernamentales para informar a la sociedad civil, lo que ha sido valorado como insuficiente por las organizaciones de consumidores que participan allí.

En el TPP, que surgió como tal en el año 2010, doce países[i] negocian en secreto asuntos que van mucho más allá de los aranceles. Desde empresas públicas a temas laborales, pasando por Internet, cultura, medio ambiente, y propiedad intelectual, a inversiones y acceso a mercados, así como una polémica forma de certificación del tratado para que pueda aplicarse.

México