Presentan expertos nueva terapia para fibrosis pulmonar idiopática.

De origen desconocido, incapacitante y letal, la Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI) afecta principalmente a adultos mayores y lamentablemente, los pacientes fallecen de 2 a 3 años después del diagnóstico debido a la progresión natural de la enfermedad, a la dificultad que representa su diagnóstico y, sobre todo, a la falta de opciones terapéuticas disponibles para su tratamiento.

Ante la necesidad de ofrecer a los afectados alternativas de tratamiento que les permitan vivir más tiempo con una mejor calidad de vida, Boehringer Ingelheim presentó nintedanib (OFEV®) como el primer medicamento dirigido al tratamiento de una enfermedad caracterizada por la cicatrización progresiva del tejido pulmonar que conduce a la pérdida de la función respiratoria.

Cabe destacar que el año pasado este fármaco fue designado por la Food & Drug Administration (FDA) como "tratamiento innovador" para la Fibrosis Pulmonar Idiopática, y hoy la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México se suma a los países de la Unión Europea, Japóny Estados Unidos que hasta la fecha han aprobado su uso.

La Dra. Ivette Buendía, investigadora en Ciencias Médicas Nivel "C" del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), explicó que nintedanib llevó varios años de investigación y ha sido diseñado para inhibir tres receptores de la tirosina quinasa involucrados en el proceso fibrótico del pulmón.

"Al bloquear estas vías de señalización se enlentece la progresión de la FPI haciendo más eficaz el funcionamiento de los pulmones y, por ende, el transporte del oxígeno hacia la sangre", señaló la especialista a través de un comunicado.

Sostuvo que si bien nintedanib no elimina el daño existente ni cura este padecimiento sí ha demostrado reducir el deterioro de la función pulmonar en 50 por ciento en etapas leves a moderadas de la FPI y en 68 por ciento el riesgo de exacerbaciones o empeoramiento de los síntomas, los cuales son la principal causa de hospitalización y muerte.

La también Jefa de Sección de Enfermedades Intersticiales (2015-2017) en la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax (SMNyCT) dijo que la autorización de este tratamiento representa un gran avance hacia la consecución de la cobertura de necesidades insatisfechas en una enfermedad cuyo diagnóstico sigue siendo un reto intelectual y científico para la comunidad médica.

Durante la Alianza de Expertos en Neumología con una asistencia de más de 300 especialistas en enfermedades respiratorias, se comentó que si bien la Fibrosis Pulmonar Idiopática es rara y poco prevalente pues afecta a 15 mexicanos por cada 100 mil habitantes, sobre todo mayores de 50 años de edad, no deja de ser un padecimiento cruel que impacta la calidad de vida de quienes la sufren y sus familias.

Aunque se desconocen sus causas, indicó que algunos factores de riesgo pueden incidir en su desarrollo: antecedentes familiares, fumar, exposición a ambientes contaminados, infecciones virales crónicas y reflujo anormal, además de que los síntomas que produce como disnea, tos y fatiga son comunes con otros padecimientos respiratorios, de ahí que más de la mitad de los casos sean mal diagnosticados.

Por eso, "es muy importante ayudar a los médicos a estandarizar el estudio de los pacientes con FPI para no sólo lograr un diagnóstico certero, sino también un tratamiento oportuno y efectivo mediante el conocimiento profundo de la enfermedad y de nuevas moléculas como el recién presentado inhibidor de la tirosina quinasa", expresó por su parte la Dra. Mayra Mejía, Jefe de Servicio de la Clínica de Enfermedades Fibrosantes del Pulmón en el INER

Finalmente, ambas especialistas coincidieron que el manejo de la FPI debe realizarse con apoyo de un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, familiares y de otros pacientes en iguales circunstancias.